facebook twitter google linkedin Share

 


El proceso que implica la Cuarta Revolución Industrial está presente en el empresariado desde el siglo pasado cuando las TIC fomentaron un proceso de automatización en la producción de los mercados. Hoy, se trata de la conexión de millones de personas por medio de dispositivos que producen un cambio socio-cultural. Al final, se vuelve una fusión de tecnologías en la esfera digital y física.
 
Algunos dicen que se trata de la prolongación de la Tercera Revolución Industrial, pero la velocidad, alcance e impacto de los sistemas no tiene precedentes históricos. Según e Foro Económico Mundial, la industria 4.0 incluirá USD 14,2 billones a la economía mundial en los próximos 15 años. Sin duda, no se trata únicamente de un conjunto de tecnologías emergentes, sino de la transición hacia nuevos sistemas de vida. 
 
Así, este proceso se convierte en un escenario ideal para las compañías que fomenten la innovación desde su cultura corporativa. Como explica Ernesto Kruger, CEO de Kruger Corporation, la Cuarta Revolución Industrial es una “oportunidad estratégica que tienen las empresas, a nivel de cultura organizacional, personas, procesos que  incorporan nuevas tecnologías, pero, sobre todo, nuevos modelos de negocio centrados en el cliente”. Si dichos procesos son bien ejecutados, la organización generará innovación y mejorará su ventaja competitiva, explica. Kruger asegura que el mercado ecuatoriano está palpando esa transición y que tener en claro las metas con una visión tecnológica y empresarial es la clave. 
 
Para ello, nombra las aristas a considerar para una transformación digital exitosa: 
  
  • Cultura: tomar en cuenta a la cultura con nuevas formas de organización, comportamiento y liderazgo, con fuentes renovadas de conocimiento (conocimiento social) y por sobre todo no condenar el fracaso. 
     
  • Personas: entender a los millennials y los centennials, los ambientes de trabajo, el empoderamiento y la escasa jerarquía. La energía de las personas es la clave para innovar y generar. Por eso, el reclutamiento por skills y no por títulos debe prevalecer. 
     
  • Modelo de negocio: entender claramente el qué , el cómo, a quién y con cuánto es fundamental en la transformación digital, tomando en cuenta que el modelo de negocio tiene un alto contenido de tecnología.
     
  • Experiencia del cliente: comprender la omnicanalidad  y el concepto Customer Journey para respetar el poder del cliente. Así, se gestiona mejor la marca en la economía de la recomendación (redes sociales) y concibe experiencias extraordinarias. 
     
  • Modelo operacional: Implementar metodologías ágiles e incluir redes sociales porque no solo es un pasatiempo para los clientes.


    Más información:

    Desafíos empresariales de la Transformación Digital
    Claves  empresariales rumbo a la cuarta revolución industrial
    Transformación digital bancaria: ¿ Reto u Oportunidad ?
    CW Telecom Summit. Innovación y disrupción en las telecomunicaciones

 

 






 



Suscríbase a nuestro Boletín
Suscríbase a nuestro Boletín





 fierros mundo constructor 

 

computerworld.com.ec

Copyright © 2018 Computerworld