facebook twitter google linkedin Share

En ausencia de Pilar López, presidenta de Microsoft Ibérica, ha sido su número dos, Antonio Budia, director de Operaciones y Marketing de Microsoft Ibérica, el encargado de intervenir en el 32º Encuentro de la Economía Digital y las Telecomunicaciones, Dando la voz a la industria digital, que se celebra estos días en Santander.

La ponencia ha transcurrido sobre la inteligencia artificial, una tecnología que se ha convertido en uno de los pilares estratégicos de los de Redmond. ComputerWorld España ha charlado con él para ahondar en este asunto.

Desde la perspectiva de Microsoft, el principal motor de la cuarta revolución industrial es la inteligencia artificial.

Desde la llegada de Satya Nadella la evolución y foco de la compañía tira más si cabe hacia la nube. El máximo exponente es Azure como plataforma; lo que ofrece es una computación en la nube escalable y esto, juntándolo con la capacidad de generación de datos del mercado más luego la dedicación a algoritmos, nos permite ser uno de los principales impulsores de la tecnología de inteligencia artificial. Queremos complementar la inteligencia humana.

¿Cuál ha sido la acogida de la tecnología entre los clientes?

Creemos que la inteligencia afecta a todo tipo de sectores y empresas, no necesariamente para empresas grandes. Estamos viendo una buena acogida en todos los espectros. Antes la transformación digital estaba más ligada a sectores tradicionalmente más digitalizados pero lo que estamos viendo ahora es que sectores offline se están beneficiando de la tecnología para llevar a cabo modelos disruptivos.

Cuando la nube sea una commodity, ¿salvará la IA el negocio?

Habrá que ver cómo evoluciona. La palabra commodity se utiliza ligada a tecnología pero creo que hay que tener cuidado en cómo la aplicamos. Independientemente de que la tecnología se convierta en commodity, la capacidad que tenemos como organización es la de ir más allá de la tecnología gracias el servicio que ofrecen nuestros partners. No vemos la IA como una escapada; creemos que es el motor de la cuarta revolución industrial.

¿En qué fase están las empresas?
Estamos en ejecución total. Tenemos ejemplos icónicos, como el de AURA (Telefónica), pero estamos trabajando con muchas empresas alrededor del mundo.

¿Qué tipo de proyectos son los mayoritarios?
Las tres categorías sobre las que pivotan todos los proyectos con los que estamos trabajando son entendimiento, interpretación (servicios cognitivos...) interacción (bots).

A título personal, ¿cuál diría que es el mayor potencial de la tecnología?
Todo lo que gire alrededor del dato nos sirve como ventaja competitiva para las empresas. Creo que la IA está para ayudarnos a ser mejores y más competitivos y no tanto a suplir funciones.

¿Cuánto va a durar la fiebre de la IA?
Las últimas revoluciones duraron siglos, no creo que dure tanto. Estamos viendo que la forma en que evoluciona es de una forma mucho más rápida que anteriormente. Nuestro propósito es meter inteligencia artificial en todos nuestros productos de tal manera que la podamos democratizar y poner al servicio de las personas.

¿Cuál es el próximo paso?
No te sabría decir. Nos queda un tiempo desarrollando sobre los datos. Quantum computing es una línea de investigación importante y que pensamos que una vez desarrollado va a influir positivamente en las soluciones de IA que llevemos al mercado.

¿Es la regulación una de las principales barreras de la IA?
No ayudan pero son necesarios. Hemos establecido un marco ético sobre seis pilares. Tenemos que ser capaces de tomar las decisiones adecuadas y para esto muchas veces hay que asegurarse de que regulamos. La regulación bien entendida puede ser positiva para sustentar esa ética necesaria para asegurar que hacemos el bien común.

Fuente: ComputerWorld España 

 
 
 






 



Suscríbase a nuestro Boletín
Suscríbase a nuestro Boletín





 fierros mundo constructor 

 

computerworld.com.ec

Copyright © 2018 Computerworld