facebook twitter google linkedin Share


Tres de cada diez ecuatorianos tienen un smartphone o teléfono inteligente y 90,8% tiene acceso a la tecnología móvil 3G y 4G, según el Ministerio de Telecomunicaciones. Es decir, de cada 4 el utilizan sus smartphones de manera regular en su día a día. Esto demuestra que la penetración de la tecnología en nuestra cotidianeidad es evidente, sin embargo, a veces no observamos el potencial de innovación que tenemos en nuestras manos.

Es común que los smartphones sean vistos como un dispositivo de comunicación e incluso de entretenimiento, al grado que en algunos espacios de trabajo suelen prohibirlos como distractores.

En este sentido, uno de los principales retos para las compañías es aprovechar esa tecnología en lugar de aislarla, ya que puede constituir un activo importante para su operación, tanto en productividad como en infraestructura.

Bajo el acrónimo BYOD (Bring Your Own Device), la tendencia de acoplar el uso de dispositivos personales a entornos empresariales se ha mantenido latente en los últimos años, al grado que se espera alcance un valor de mercado de USD 318.410 millones para 2022.

Si bien esta modalidad tiene ventajas y desventajas, la realidad es que es una perspectiva que toda organización debe tener en cuenta, ya que la incorporación de dispositivos personales a la red corporativa es prácticamente inevitable, haciendo que se implementen políticas y acciones pertinentes para proteger los activos empresariales. Desde este ángulo, plantear una estrategia que no solo contenga, sino optimice el uso de los smartphones en entornos de trabajo, puede ser benéfico para negocios de cualquier industria.

Dispositivos de uso empresarial

Uno de los retos para integrar los smartphones a la operación laboral es homologar las capacidades de los dispositivos, ya que estos poseen diferentes características de acuerdo a la preferencia y presupuesto del colaborador. En algunas empresas es común otorgar al trabajador un dispositivo de uso profesional, sin embargo esta categoría es otorgada solo por el uso que debe darle, y no por sus especificaciones técnicas.

“Algo importante en el tema de BYOD es que, cuando te dan un dispositivo de uso empresarial realmente no es un equipo que puedas adaptar a ti, porque aunque sea un equipo poderoso y versátil, está restringido por políticas internas o bloqueos de MDM. Si tienes un dispositivo pensado para tu trabajo, es fundamental que puedas explotar sus características, por eso pensamos que la seguridad debe estar embebida desde el teléfono mismo, para que no se vea restringido tan radicalmente por las barreras corporativas”, explicó Jonathan Avila, gerente Senior de Producto para Blackberry Latinoamérica.

En el caso del BlackBerry KeyOne, el regreso de la compañía al mundo de los teléfonos inteligentes, su propuesta hace de la seguridad un punto clave: apostando por el sistema operativo Android, el dispositivo entrega más de 26 horas de uso continuo, encriptación de datos de grado militar, aplicaciones embebidas de protección y privacidad de la información, y funcionalidad de teclado físico.

Sin embargo, existen una serie de dispositivos que, desde su fabricación, están orientados a realizar tareas de índole empresarial, resultando particularmente útiles para trabajadores de campo, ejecutivos o incluso para tareas especializadas.

Considerando las actividades a desempeñar con un equipo de esta índole, hay una serie de factores que debes tener en cuenta al seleccionar un dispositivo empresarial, ya sea para ti o para tus empleados:

Seguridad.La principal preocupación en el BYOD es evitar que los dispositivos del ecosistema sirvan como puerta para filtraciones de datos o infecciones de malware, por lo que revisar las certificaciones o características de protección, encriptación y privacidad que ofrece cada dispositivo debe ser un criterio fundamental.

Capacidad.Al estar destinado a realizar procesos demandantes, la capacidad de procesamiento y RAM deben ser suficientemente holgadas para que el usuario pueda trabajar de manera fluida y le ayude a ser más productivo.

Conectividad.No sólo redes móviles y fijas, que lo mantengan comunicado constantemente, sino ponderar que cuente con otras tecnologías para y compartir archivos e información.

El uso de este tipo de dispositivos no está restringido a entornos corporativos, otras verticales de negocio pueden adoptar la tendencia de BYOD para sus tareas diarias, resultando particularmente clave para sectores que conllevan una importante proporción de actividades en campo, como es el sector logístico, retail, salud, hospitalidad, entre otros.

“TC25 es una computadora móvil, enfocada a operaciones en campo. Son para personas que están trabajando en la calle, bien puede ser un levantamiento de pedidos, una venta en ruta, un estudio de mercado, una labor de cobranza, no importa la actividad en que se desenvuelven, la cuestión es formar un ecosistema que haga a las personas más eficientes sin importar en donde estén”, comentó Alfonso Caraveo, gerente de canales para Zebra.

En contraste, este dispositivo ofrece un cuerpo de uso rudo, con cámara habilitada para la captura de códigos de barra, un diseño similar al de los handhelds tradicionales de la marca. Desde una perspectiva de logística y flotillas, gran parte de la conceptualización de este equipo está orientada a su adopción en las PyMES.

Un tercer equipo, centrado en las capacidades de ofimática de Windows, es el Ellite x3 de HP, una phablet que incorpora las bondades del sistema operativo de Microsoft en pos de la productividad on-the-go.

Uno de sus diferenciadores clave es la adaptabilidad del dispositivo, ya que explota la tecnología Continuum de Windows para convertir la plataforma móvil a un entorno de trabajo de escritorio o laptop. Dentro de sus especificaciones se enlistan almacenamiento de 64 GB en adelante, 4GB de memoria RAM, autenticación biométrica y batería de 4.150 mAh.

Aunque este tipo de dispositivos apelan tan solo a la punta del iceberg de la transformación digital, los esfuerzos de los fabricantes son muestra de una necesidad creciente en el mercado: hacer del Smartphone una herramienta de productividad, de cara a una digitalización integral de las empresas.

“La Transformación Digital es una estrategia de negocios, que incluye la tecnología como un medio para alcanzarla. Conocer las demandas y los patrones de uso de los usuarios de distintas generaciones, optimizar procesos y presupuestos, más la introducción de nuevos productos y tecnologías son prioritarias para que las empresas puedan impulsar sus líneas de negocios”, acotó Natalia Vega, Country Manager de IDC Chile y Perú.

Fuente y foto: Entrepreneur

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 






 



Suscríbase a nuestro Boletín
Suscríbase a nuestro Boletín





 fierros mundo constructor 

 

computerworld.com.ec

Copyright © 2018 Computerworld