facebook twitter google linkedin Share

 

 

Aunque no hay una receta mágica para llegar a la innovación, sí existen factores que, al fusionarlos, permiten que se genere un ambiente más propicio para el desarrollo de nuevas ideas. El ecosistema innovador parte de un espacio, que conformado según las necesidades de las personas, incita a la creación de un objeto (tangible o intangible) original y útil. Permiten la distensión y fomentan la creatividad para que los pensamientos más audaces empiecen a tomar forma y se conviertan en realidades.


Chris Lubensky  CEO de GMS lo comprendió con su experiencia, y desde hace más de seis meses emprendió un cambio en la empresa. ¡No solo se trata de decoración! Recorrer los pasillos de la compañía, ubicada en el norte de Quito, y atreverse a escribir en las paredes y mesas no es una simple coincidencia del diseño. Y es que, ¿a quién no se le ha ocurrido una idea inesperada con afán de ser plasmada en segundos? Estos detalles acompañados de salas de esparcimiento y ejercicios de relajación son parte de la cultura empresarial de GMS.



¿El motivo? En palabras de su CEO es: convertir una empresa conservadora que, figuraba como un canal de fabricantes, en una compañía que utilizará algunas herramientas  de los fabricantes para producir algo que nadie más ha tenido. Así se cambiará la cultura y se proyectarán posibilidades a futuro. No es algo fortuito. La intención de la empresa se alinea a intereses nacionales de comprender y CREER  que los ecuatorianos podemos ser generadores de nuevas ideas, creadores de nuevas cosas… que a lo mejor, puedan ser la semilla de eso que con el tiempo, la gente empieza a llamar un gran invento.



Si juntamos este afán con el giro de negocio de GMS, la intención es más sencilla de comprender: la innovación se logrará al respaldar la preocupación de los consumidores referente al robo de información. La seguridad, a pesar de que no es un tema nuevo, está latente en la cotidianidad. ¿La razón? Lubensky aclara: porque ahora, la información es la nueva fuente de poder, más allá del dinero o la fama,  y por supuesto la conectividad e inmediatez con la que se transmite es un fenómeno que se acelera a pasos agigantados..  El mundo ha cambiado muchísimo en los últimos 50 años, tremendamente, intensamente interesado en información, de toda naturaleza.



Esta tremenda influencia de la información, y la instantaneidad de eso, genera un mundo no conocido. ¿Acaso no te has preguntado, qué se puede hacer con la información? O mejor dicho, ¿qué atracos se podrían lograr con la data generada? No hay límites.
¿Por eso la idea del antivirus queda exactamente en la nada? “El antivirus es una cosa perfecta, que hoy está al alcance de quien lo quiera tener, el no estar protegido con esta herramienta tan básica es simplemente un acto de descuido”. La sofisticación de los ataques va más allá. El problema es claro: la seguridad. Entonces, ¿cómo garantizarla? A través de desarrollo innovador.
 

En busca de soluciones propias...


Con la experiencia  que significó  Kaspersky Security Network;  un servicio que proporciona acceso a la Base de conocimientos de Kaspersky Lab donde se encuentra información acerca de la reputación de archivos, recursos de Internet y software, la empresa apunta a crear y desarrollar software propio. Pueden ser aplicaciones móviles y también mecanismos de seguridad próximos a explorar. Lo cierto es que la empresa ve con claridad los nichos en donde la vulnerabilidad puede maximizar la preocupación de las personas. No hablamos de antivirus y ni siquiera de un fraude bancario, hablamos de situaciones comunes del día a día que necesitan ser garantizadas. ¿Qué tal si nos aventuramos a comprender una lógica de hackeo y, sobre todo, de seguridad a través de estos ejemplos?

 


1. En la salud: La sociabilización de información personal a través de la Internet es evidente; por eso, las personas que accedan a una historia clínica deben garantizar su seguridad de difusión.


 
Cuando va al médico y le dan una receta, no sería interesante que esa receta vaya a su casa, y que el seguro la debite de la cuenta bancaria y usted pague el valor inmediatamente. Todo esto suena muy bien, pero detrás de esto, hay mucho más, esta información tan sensible podría conllevar varios riesgos de seguridad planteando preguntas como: ¿quiere que el mundo entero sepa de que está enferma?, ¿qué pasa si tiene una enfermedad catastrófica? Las repercusiones en la vida laboral y personal pueden ser relativas, pero ¿quién ahora garantiza esa seguridad? Hay alternativas para hacerlo.
   

2. En seguridad para la tercera edad: Los riesgos pueden ser diversos más aún cuando se trata de personas que, por su edad, son más vulnerables.

 

¿Qué sucede con las personas con Alzheimer que salen de la casa y nunca regresan? ¿Y si pensamos en un chip que controle sus movimientos por seguridad? ¿Acaso no sería importante  saber dónde está su padre, A lo mejor, él no sabe lo que está haciendo, pero ¿usted? ¡Usted si debería!


3.  En milicia: A partir de ataques a infraestructuras críticas, las naciones pueden obtener información y aprovecharla para estrategias de Estado.
El asunto de infraestructura crítica nacional ahora es una verdadera amenaza. ¿Qué pasaría si países vecinos utilizan especialistas del centro de seguridad nacional para ingresar a  programas gubernamentales y hacen, por ejemplo, que el agua fluya en dirección opuesta o exploten los aparatos. ¡Cómo no puede ser importante crear mecanismos de seguridad que promuevan soberanía nacional!


¡No hay lugar donde no se pueda entrar! La imaginación es el límite y la innovación es la mejor respuesta que hoy tiene GMS para minimizar los riesgos.
 

 







 



Suscríbase a nuestro Boletín
Suscríbase a nuestro Boletín





 fierros mundo constructor 

 

computerworld.com.ec

Copyright © 2021 Computerworld