facebook twitter google linkedin Share

 

 

No se lo puede ver. Tampoco se lo puede tocar. Y menos aún se lo puede descifrar sin tener algún conocimiento en programación. Lo que sí se puede hacer es utilizar, sin distinción de experticia ni esfuerzo alguno. Y es que sin duda alguna, el software está presente en las actividades del día a día. 

 

Es un término que está posicionado en el léxico de quienes están y no vinculados en la tecnología. Y como vocablo que no tiene traducción al español, es parte del aglomerado de palabras correctamente dichas del Diccionario de la Real Academia de la Lengua.  El significado de “conjunto de programas, instrucciones y reglas informáticas para ejecutar ciertas tareas en una computadora” ha proliferado y se ha expandido a otros equipos. 

 

Así, su significado es comprensible en todas partes del mundo sin ninguna variación lingüística. Y no solo su concepto como tal, sino su uso.  Es que si no hubiera un desarrollo de software, nadie podría utilizar un teléfono móvil, una portátil, una PC. Nadie podría hacer transferencias bancarias ni automatizar procesos que facilitan la vida. El software está en todo; y es que  como regla debe existir un programa para que haya un equipo. 

 

Ecuador no está exento de esta comprensión y consumo. Universidad y hasta escuelas imparten conocimientos sobre esta rama desde hace más de 20 años. Obviamente, el perfeccio- namiento y las tendencias se asumen paulatinamente, pero el país ya cuenta con expertos en el campo y asociaciones instauradas con grandes expectativas y nichos de trabajo. 

 

De hecho, en el 2013 la industria de software en el país facturó cerca de USD 500 millones; 30 millones correspondieron a exportaciones. Según datos del Centro de Investigación para la Sociedad de la Información Imaginar, la industria del software en el país da empleo a 15 mil personas anualmente.

 

Y ahora bien, ¿libre o propietario? Ese es el eterno dilema y conflicto con el software. Hay quienes dicen que el propietario tiene más seguridad mientras que otros aseguran que el libre permite desarrollar la innovación y es menos susceptible al espionaje. 

 

Lo cierto es que cada uno tiene sus pros y sus contras. Y al contrario de lo que se piensa, alrededor del mundo hay muchas empresas que desarrollan software libre. El código abierto no es ajeno al Ecuador, existe una normativa que promueve el uso de este software en el sector público y da vida al lema de Richard Stallman, el padre del software libre: “mi trabajo en el software libre está motivado por un objetivo idealista: difundir libertad y cooperación”.

 

Este es el caso de Thoughtworks, una compañía que nació en Chicago (Estados Unidos) y hace un año llegó a Ecuador para desarrollar soluciones tecnológicas basadas en software libre: ejecutan el programa para cualquier propósito, estudian cómo trabajar el programa y modificarlo, distribución y difusión del código libremente (esto no quiere decir, que es gratuito) y mejoran el programa y publican sus mejoras.

 

Así como entre el dilema surge nueva propuesta: software a la medida. Esto es encontrar la necesidad del cliente o usuario y crear una solución que ayude a resolver este  problema. En este modelo también trabaja Thoughtworks: desarrolladores de software que construyen el producto, analistas de negocio que traducen las necesidades en lenguaje técnico, analistas de calidad que garantizan el óptimo funcionamiento, expertos de usabilidad que velan por un sistema amigable y un gerente de proyectos que trabaja en las habilidades del equipo. 

 

Como todo proceso, en el mundo de códigos y programación también hay pasos. Thoughtworks lo hace a su manera, combinando metodologías ágiles de uso mundial, desarrolladas - frecuentemente - por la compañía. 

 

-DESARROLLO: Es un desarrollo iterativo. El cliente escoge qué es lo que quiere  desarrollar, así el equipo presenta en un “showcase” -cada dos semanas-,  los avances solicitados para que el cliente apruebe y revise el producto paso a paso. Cada etapa del producto

debe pasar varios procesos para exponer al cliente.

 

- DESCUBRIMIENTO: Es una etapa de  descubrimiento. Es una mesa de trabajo entre el equipo de la compañía y el cliente para determinar: ¿Qué? (lo que quiere construir), ¿Por qué? (la necesidad que quiere resolver), ¿Para quién? (a quiénes va dirigido). Por ejemplo, en el caso de la entidada de educación, los usuarios serán los organismos y funcionarios del Estado vinculados a educación y los centros educativos públicos y privados.

 

-ENTREGA:  Es liberar o entregar el producto final, con todos los documentos y  aspectos legales. Por ejemplo, en la institución pública de educación aún no se libera el producto final. Ellos han optado por poner a un funcionario que trabaje con el equipo de desarrollo de Thougtworks para que conozca cada fase de la plataforma

y pueda dar un correcto mantenimiento de la misma.

 







 



Suscríbase a nuestro Boletín
Suscríbase a nuestro Boletín





 fierros mundo constructor 

 

computerworld.com.ec

Copyright © 2021 Computerworld